fbpx

EL REY LEÓN DESDE UNA MIRADA PEDAGÓGICA

Rey León

Una película que seguramente ha dejado caer alguna lágrima cuando la hemos visto y regresa con la versión del Rey León con animales reales. Hoy quiero compartir con ustedes alguno de los mensajes que esta película trae de manera directa a los niños y a las familias.

 La inocencia de Simba:

Simba en los inicios de la película percibe al adulto (Scar, Mufasa, entre otros) como ejemplos para su vida y de allí que cualquier información que se de a Simba es importante para el. Su tío lo invita a desobedecer a su padre maquillando la situación y Simba accede porque cree que esto puede agradar a su padre.

No cabe duda de la responsabilidad que tenemos como adultos frente a los niños. Ellos imitan y registran todo lo que ven de los adultos, su manera de actuar, de hablar, su trato con los demás.

 La corrección positiva:

Simba comete un error por desobediencia y aunque su padre está enojado y debe hacer una corrección no utiliza el maltrato sino lo hace a través de una comunicación asertiva, anteponiendo “¿Porque lo hiciste?” y permite que Simba exprese sus intenciones para haber desobedecido (no se trata de sacar excusas sino de observar y conocer el por qué del actuar del niño). Termina con un gesto de amor de juegos y palabras que quedarán grabadas en el corazón de Simba para siempre. Mufasa hace una corrección basada en un momento reflexivo sin dejar de lado una reparación por el error. Finalmente Mufasa perdona. El perdón es esquivo y como adultos podemos categorizar a un niño por sus actitudes antes que justificarlo y perdonarlo. No se trata de olvidar como si nada hubiera pasado pero perdonar es trascender. “Es mas fácil pedir perdón que perdonar”

Cuando nos encontramos con un niño que desobedece a los padres, cuidadores, guías, la reacción puede ser negativa porque pasa sobre nuestra voluntad y deseo y el adulto puede enojarse para hacer “entender” al niño el error. Sin embargo, debemos ser pacientes y observadores en el momento de hacer una corrección. La corrección se debe hacer porque “El que te ama, te corrige” y por amor no debemos tener temor en corregir al niño, sin embargo, utilizar la violencia, el maltrato, castigos, no conlleva a una sana reparación del error. Y como se trate al niño en sus primeros años se verá reflejado en su adultez. ¿Por qué encontramos personas tan violentas en la calle? Seguramente son personas sanas pero educadas de manera violenta que cuando se dirigen a alguna persona o situación la violencia es su manera de responder. ¡Propongámonos diariamente a hacer correcciones fraternas e incorporar palabras bonitas y amigables en nuestro hablar!

 Huir de los problemas:

Simba engañado por su tío Scar huye de la situación de la muerte de su padre y lo sucedido a su alrededor. Esto lo lleva a consumirse en su tristeza de manera solitaria, sin poder buscar alguna ayuda o sabio consejo. De allí conoce a Timón y Pumba quienes invitan a Simba a acogerse en una ideología “Hakuna Matata” que traduce “Sin preocuparse es como hay que vivir”. Simba siendo un “cachorro” se adapta al nuevo estilo de vida viviendo como si no fuera un león y en una vida de alegrías pasajeras sin poder enfrentar su pasado y sanar esta herida.

Es importante como adultos proveer espacios para los niños donde puedan hablar y tener confianza para poder expresar las distintas situaciones que los hacen sentir alegres y tristes, con miedo o tranquilos. Si un niño solo ve en sus adultos una figura “que se pone brava” seguramente no podrá contar episodios de tristeza porque el adulto “se pondrá bravo” y esto genera el niño represión y un tejido de situaciones que lo hacen una persona insegura de la que otros abusan sin que él se pueda defender.

Y aunque los niños tengan situaciones difíciles es importante poder reconstruir estas situaciones y dar herramientas para que lo hagan por sí solos. Todos tenemos situaciones y experiencias difíciles en nuestra vida pero huir o vivir una falsa felicidad a la final hace un daño más grande. Los niños tienen la capacidad para fomentar la creatividad y hacer de una situación difícil un nuevo camino para continuar escribiendo la historia pero el adulto debe proveer estas herramientas para que el niño lo haga por sí mismo.

 Recuerda ¿Quién eres?:

Simba cuando enfrenta su pasado se encuentra con una respuesta amorosa de su padre que está en el cielo que le dice yo siempre he estado contigo y te he amado y lo haré siempre. Esta figura se puede comparar con el amor de Dios, al que si buscamos y hablamos con Él, seguramente hallaremos alguna respuesta que nos da la fuerza para seguir. Simba luego de recordar quién es, toma fuerzas para enfrentar su pasado y tomar su lugar.

El adulto es el niño que algún día fue. Y el niño debe crecer y tomar sus propias decisiones. Simba decide regresar a su casa pero apoyado en una comunidad. Para cualquier persona es importante poder tener un grupo de personas que puedan escucharlo y darle sabios consejos para su vida y tener la certeza que Dios está ahí y nos ama profundamente. Finalmente, Simba regresa a su casa y es feliz. ¿Qué lo hace feliz? ¿Ser Rey? Lo que lo hace feliz es re-escribir su historia sin olvidar su pasado y esto le permite servir y cuidar a los que tiene a cargo.

Si los adultos fomentamos el servicio en los niños tendremos niños felices. Niños que son agradecidos, niños que en el servicio encontraran satisfacción. El servicio es saludar, sacar una sonrisa a alguien, ayudar sin que lo pidan, dar sin esperar nada a cambio.

Querido Adulto:

Los niños vienen a nosotros como gotas de rocío, son agua cristalina en nuestras manos.

Permitamos un ambiente a su alrededor que construya a la persona humana.

¡Gracias por leer y si quieres puedes comentar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.